Horatual 1, volviendo a nacer

En distintas ferias del mundillo relojero y antigüedades varias, es común, encontrar mucho material de desuso, partes de máquinas y sobretodo relojes incompletos. A medida que uno va interviniendo diversos calibres encuentra modelos que son mucho más fiables que otros. Entre ellos se destaca el AS 984.

Este maravilloso guardatiempos nació entre 1930 y 1940 y se produjo en serie para diferentes marcas hasta el año 1983 aproximadamente. Uno de los modelos más emblemáticos de la casa AS.  El Sr. Adolph Schild fundó su fábrica de relojes en 1896 como “Adolph Schild SA” y se especializaba en ebauches: máquinas de relojes (también llamados movimientos) para surtir a distintas casas de la época. La “ASSA Fabrique” comenzó siendo un pequeño taller en Grenchen, Suiza e hizo historia.

IMG_20170706_195941_028

El fabuloso AS 894 es un movimiento de 10,5 líneas, unos 23,3 mm de diámetro. Este movimiento dotado de 40 horas de reserva de marcha fue adquirido por decenas de marcas distintas para dotar sus relojes, convirtiéndolo fue un ícono de su época. Sirviendo fielmente en miles de muñecas alrededor de todo el planeta por más de cuatro décadas este relojazo merece cierto estudio previo. El mismo AS894 podemos encontrarlo con un sin fin de modificaciones, hoy lo veremos con sus 3 agujas. Así, simple es considerado un predecesor del mítico AS1130.

img_20170706_195808_520-e1500833817511.jpg
Ultimando detalles de agujas clásicas.

Este modelo es la versión sin modificaciones: reloj de cuerda manual de tres agujas con segundero a las seis. La afinación de la marcha nos llevó dos semanas y en la puesta a punto varios sistemas debieron ser intervenidos. Este reloj contaba con una máquina con más de 60 años y, muchos de ellos, latiendo sin respiro. El desgaste era el propio de un reloj muy usado.

Agujas muy altas
Las agujas presentaban una altura excesiva

El conjunto de tres agujas quedaba muy alto para pensar en colocar un vidrio o un plexi que correspondiera con la época. Había que buscar opciones para la mejor solución funcional y, por otro lado, resolver un dilema estético: La agujas de las horas y la minutera son estilo “Breguet” mientras que la pequeña aguja segundera era muy austera y no terminaba de encajar en este reloj.

Caja con asas artísticas
Caja con asas artísticas

La caja que lo protege también tiene sus seis décadas y recibió ciertos mimos por nuestra parte. Restaurar una caja de época a veces es más trabajoso que la máquina. Las patas de esta caja fueron decisivas para la selección de un pieza clásica pero con movimiento en las líneas. Queríamos que el reloj sea sobrio pero elegante. Un reloj simple pero con cierto dinamismo en las formas para no caer en el clásico reloj de caja recta de los 50´s. Estas patas de la caja se las conocen como “Alas de gaviota” y embellecen el conjunto.

En breve fotos del HORATUAL 1 terminado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s